miércoles, 2 de marzo de 2016

El talón de Aquiles de Mijaíl Moiséyevich


El bullying es un tema serio e importante pero permítanme jugar con él por un momento: Quiero acusar públicamente al GM Rafael Leitao de un muy cruel bullying ajedrecistico. Y no, no es la calidad de mi juego, o mi nivel, el objetivo de sus ataques (¡¡mal pensados todos ustedes!!!). Sino que cuando discutimos a cerca de quien fue más fuerte: Botvinnik o Keres, el maestro, despotrica con toda su maldad contra "El Patriarca", su verdadera fuerza de juego y mi persona por sugerirlo entre los más grandes de todos los tiempos y todo esto medio en serio y medio en broma. Igual que dos niños comparando la hipotética batalla entre Hulk y Superman, cada uno da sus opciones, cita de memoria todos sus puntos fuertes y triunfos, mientras esconde y ni se le ocurre mencionar - claro está - las debilidades de su personaje escogido


Pero como aquí, en el blog, me siento entre amigos, me parece interesante mencionar el punto más débil de nuestro héroe, perdón, debí decir de nuestro jugador elegido.
El juego de Mihail Botvinnik tenía un talón de Aquiles, del cual, por supuesto, el mismo maestro estaba bien al tanto: una débil visión combinativa.
Mark Dvoretsky en el primer libro de la serie "Escuela para futuros Campeones" que en su edición en español se llamó "Entrenamiento de Elite" propone como ejercicios tres posiciones de la práctica del "patriarca" donde este pasa por alto un recurso táctico, pagina 38 de esa edición. (Así que si quieren ampliar un poco más lo que hoy veremos o encontrar más artillería para una futura discusión conmigo a cerca de la fuerza de Botvinnik allí encontraran buen material).
En el post de hoy les propongo ver dos momentos ¡¡de una misma partida!! donde aparece la enfermedad recurrente en el juego del maestro:

Juegan las Negras. Botvinnik jugó 16... Tc8 ¿En vez de ello, qué debió de jugar?

Botvinnik acaba de jugar 32... c4 lo cual es un serio error. ¿Por qué?

Pd: shhh .... que nadie le cuente a Rafael!! y, si, pueden pasen datos sobre Keres...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada