jueves, 10 de enero de 2013

Taller de Reparaciones: Visión Combinativa

Hoy vamos a empezar una nueva serie de post cuya idea será intentar ayudar a aquellos que se tomen la molestia de contestar la pregunta N° 5 de nuestro anterior post: ¿Cuál es el aspecto más retrazado de tu juego? Para ello, dependiendo del problema planteado, sugeriré algunas medidas para remediarlo.
Para el post de hoy, evidentemente, ya que ha sido el único que a contestado al cuestionario, le haré una serie de recomendación a nuestro amigo Sebastian Fell.

Así contestaba Sebastian a la quinta pregunta: "... mi punto más débil debe ser el cálculo de variantes sencillas con combinaciones simples (de esas combinación nivel 1 de las viejas 8x8 que en casa las hago en unos segundos y en la práctica me las sigo colgando o las veo después de mucho pensar)."

Veamos dijo un ciego...

Creo que el problema de Sebastian es bastante más común de lo que se pueda creer. Siendo él un jugador de 2200 y que como él mismo dice, en su casa, puede sacar ese tipo de problemas en segundos, indudablemente, no es que no sea capaz de ver una solución a un problema de visión combinativa, su problema es que durante la partida nadie le dice "Juega el blanco - o el negro - y gana".
¿Cuál es la razón de este problema?
Creo no estar muy errado al decir que esto se debe a nuestra instrucción ajedrecística. La inmensa mayoría de los ajedrecistas somos autodidactas. Hemos ido adquiriendo conocimiento a "puro pulmón" sin una instrucción planificada y esto hace que cuando estudiamos visión combinativa nos limitemos a resolver problemas dicho de otra manera a pura "fuerza bruta".
¿Y qué pasa con el método clásico de aprender táctica?
El método clásico enseña sobre motivos e ideas. Sí, puede ser muy bueno y de hecho escuelas muy respetables lo siguen utilizando, aunque particularmente sigue sin convencerme del todo - yo quiero o necesito algo más práctico -

Es hora de hablar de "mi" solución y para ello primero hagamos un ejercicio:

¿Cuáles son las casillas débiles?

Fácil, ¿verdad? Simplemente sabemos que son débiles todas las casillas que no pueden ser defendidas por peones y en las cuales podemos poner alguna pieza y con esto es sencillo contestar la pregunta.

¿A caso, no podemos intentar utilizar algo semejante a la hora de estudiar visión combinativa?

Estoy convencido de que sí se puede. La idea es que las combinaciones no surgen de la "nada" siempre habrá lo que la escuela clásica llama de "motivos" y que particularmente, por semejanza a como resolvimos el diagramita anterior, a mi me gusta más el termino "debilidad táctica" ya que encuentro que este termino - debilidad - va a facilitarnos su identificación una vez que estemos jugando la partida.

¿Qué es una debilidad táctica?
Las definiciones siempre son odiosas y difícilmente logran abarcarlo todo, mejor les nombro un par y ya ustedes sabrán de que va la cosa.

Una debilidad táctica muy habitual es la pieza no defendida. "Las piezas sueltas se caen" es una frasecilla que, al constantemente recordarla, me ha ayudado mucho en la práctica.
He aquí un ejemplo clásico, tras la secuencia:
1. e4 c6 2. d4 d5 3. exd5 cxd5 4. c4 Nf6 5. Nc3 e6 6. Nf3 Be7 7. cxd5 Nxd5 8.
Bd3 O-O 9. O-O Nc6 10.
Re1 b6
El caballo negro de c6 está "suelto"



La última jugada de las negras ha creado una debilidad táctica: el caballo de c6. Tras la secuencia:  11. Nxd5 Qxd5 (La variante: 11... exd5 12. Bxh7+ Kxh7 13. Qc2+ Kg8 14. Qxc6 muestra a las claras que las piezas sueltas se caen) 12. Be4 Qd6 13. Ne5 es la torre de a8 quien paga los platos rotos.

Al igual que sucede cuando miramos por casillas débiles, no toda "debilidad táctica" puede ser explotada
 

El caballo negro está nuevamente"suelto"












En este otro diagrama el negro vuelve a crearse una debilidad táctica pero el blanco no tiene los recursos para poder explotarla.
Pero cada vez que se produzca un caso de una pieza suelta debemos ver si existe una forma de explotar esta debilidad táctica.

La torre de d7 está en el aire, así que .....

Pasemos a otra debilidad táctica.
Las piezas que están defendidas por una misma cantidad de piezas que las atacan son otra debilidad táctica extremadamente común.
Intentemos unir esta idea con la anterior en un ejemplo más complejo:
Encuentre las piezas que no están defendidas y aquellas que lo están con la misma cantidad que de atacantes.

Supongo que no es difícil identificar dichas debilidades:
Ahora intente transformar estas debilidades en algo concreto.


Bien, creo que ya habrán captado la idea de como ver las posiciones buscando debilidades tácticas y podrán agregar muchas más. Durante la partida una vez nuestro rival juegue o antes de jugar nosotros, debemos estar atentos a la aparición de ellas.

Ahora va un pequeño plus:
El método más común, y por mucho, de explotar una debilidad táctica es a través de la doble amenaza. Tenga esto muy presente y utilicelo. Siempre que aparezca una debilidad táctica pregúntese sino habrá la posibilidad de explotarlo a través de este procedimiento. Si mira atentamente los ejemplos vistos verá que este ha sido el método empleado por el blanco para explotar las debilidades tácticas del negro en cada uno de los diagramas vistos. "El que dos ataca, uno se papa" es otra de esas  frasecillas "tontas" que resultan ser muy utiles de recordar.

Resumen: La aparición de debilidades tácticas durante la partida es, a la práctica, algo así como la pregunta: "¿Juega tal bando y gana?"

1 comentario:

  1. Muy interesante esto de las "debilidades tácticas" (que por cierto no recuerdo haber visto en otro lado). Supongo que será cuestión de empezar a ponerlo en práctica cuando estudio. En unos meses te cuento si me funciona ;)
    ¡Gracias por los consejos!

    ResponderEliminar